Blogia
viajesinzapatos

TORMENTA

TORMENTA

  

Hay días en los que ocurren cosas que no ves. O sí, las ves. Pero no te das cuenta.

Si tienes suerte, antes de que se te olviden te cruzas con alguien que les pone el nombre que les hubieras puesto tú.

Hoy amaneció gris plomo y aunque es primavera llovió una tormenta de verano.

Pero no era eso.

Mi hermano, que sabe encerrar el alma en un puño como si fuese el cuerpo de un gorrión y no un puñado de viento, me dijo,

—¿Sentiste la tormenta esta mañana? Ha sido una tormenta de tarde.

—Ah, pensé, era eso lo que no encajaba.

 

 

 

 

(Foto de Clark Dunbar)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

blakecioran -

En Bogotá, la ciudad esta gris tambien... un saludo desde esta fria capital.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres